Bienvenido a laCiudad de Málaga

Síguenos en:

Facebook Twitter Youtube RSS Más redes
Inicio | Historia > MÁLAGA EN EL SIGLO XX

MÁLAGA EN EL SIGLO XX

MÁLAGA EN EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX: UN PANORAMA GENERAL

A lo largo del primer tercio del siglo XX, la población malagueña crece. Es un hecho inequívoco, al que conviene hacer ciertas precisiones: El índice de crecimiento demográfico de Málaga es inferior al de España y es mayor el índice de crecimiento de la capital que el de la provincia.

En cuanto a la economía, es esta una etapa de reajustes, cuyos resultados finales son: el afianzamiento y cierta expansión y mejora de la agricultura, que se consolida como el sector dominante; el progresivo desmantelamiento industrial y el fluctuante desenvolvimiento del comercio.

Todo ello, en el seno de una sociedad atrasada y escasamente alfabetizada, en la que una reducida oligarquía desempeña el papel hegemónico mediante el poder económico y político.

LA DEPRESIÓN MALAGUEÑA DE COMIENZOS DEL SIGLO XX (1900-1914)

La depresión con que se cierra la historia malagueña del siglo XIX prosigue en los primeros años del S.XX. Cuando irrumpe la nueva centuria, el caciquismo impera en Andalucía, los partidos monárquicos del "turno" controlan la vida política y la recesión económica está instalada. En Málaga se dan, plenamente, esas condiciones.

Depresión económica, conflictividad social y dominación política hacen posible que también en Málaga, la oligarquía y el caciquismo sean señas identificadoras del atraso con que la provincia se asoma al Novecientos. En este contexto crítico el republicanismo pequeño burgués y el movimiento obrero irán afianzando sus posiciones, especialmente en la capital.

A principios de siglo hay cambios importantes en Málaga como son la circulación de tranvías en la ciudad y la puesta en funcionamiento de la Hidroeléctrica del Chorro, que surte de energía eléctrica.

La ciudad, aunque cuenta con un comercio digno de tenerse en cuenta, no tiene ni mucho ni menos aquel brillo mercantil que le dio forma a fines del S. XVIII y casi todo el S. XIX. A comienzos del XX la enseñanza primaria - la secundaria es insignificante y la universitaria no existe en Málaga- está plagada de déficits: faltan edificios escolares, puestos y maestros.

MÁLAGA DURANTE LA I GUERRA MUNDIAL(1.914-1.918). LA CRISIS DE 1917

La neutralidad española durante la "gran guerra" abrió paso a una corta coyuntura de recuperación económica, pero en ella se agudizó la conflictividad social e irrumpió una crisis de contenido revolucionario. Así fue en general en España y así fue en concreto en Málaga.

La emigración malagueña descendió, por las difíciles condiciones exteriores, y, en cambio, se incrementó la inmigración. La crisis de 1.917 se vivió en Málaga al igual que en el resto de España pero con peculiaridades como la creación de Juntas de Defensa Civiles.

LA CRISIS DE POSGUERRA EN MÁLAGA (1.919-1.923)

Durante la guerra, la gran demanda de los países beligrantes generó un aumento de los precios que fue seguido de incrementos salariales.

En la posguerra, la caída de la demanda exterior provocó la depresión agraria, industrial y comercial. Irrumpe así una coyuntura crítica en la que se pierden mercados, se piden medidas proteccionistas y se agudiza la tensión entre precios y salarios. Los patronos piensan que la solución es reducir los costes de los productos, bajando los jornales o aumentando el horario laboral; los trabajadores se niegan a este planteamiento con el lema: " Ni un céntimo menos, ni un minuto más". Esta es la clave que explica la crisis y las convulsiones de posguerra en Málaga.

En la primavera de 1.918 irrumpió en España una epidemia de gripe que llegó a Málaga en la primera semana de junio, cebándose en las clases deprimidas. A partir de 1.918 la conflictividad social alcanza su madurez. Se entra desde este año, y hasta 1.922-1923, en una fase de huelgas y agitaciones en la ciudad de Málaga y en el medio campesino. El periodo de 1.918-1920, denominado "el trienio bolchevique", es una coyuntura altamente conflictiva para el movimiento obrero andaluz y momento de reorganización para el malagueño.

Se asienta el socialismo que, desde 1.909, va arraigando en Málaga. Por su parte, el anarquismo ofrece una fuerte implantación, sobre todo en la capital. En 1.919, Málaga era, tras Sevilla, la provincia andaluza con mayor presencia de CNT, y la ciudad malagueña, la capital de Andalucía con más afiliados. Sin embargo, en las elecciones generales de Junio de 1.919 se evidencia la crisis del republicanismo malagueño.

MÁLAGA DURANTE LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA (1.923-30)

El 13 de Septiembre de 1.923, el general Miguel Primo de Rivera, en aquel momento capitán general de Cataluña, da un golpe de estado. Surgía así la dictadura, que se prolongaría hasta su dimisión, el 20 de Enero de 1.930. Nacía con vocación "reformadora" y atacando a "La vieja política".

Procuró enderezar la situación económica del país, fomentando la industrialización, mejorando algo la agricultura, impulsando el comercio exterior y desarrollando un amplio programa de obras públicas. Todo ello, al amparo de la próspera coyuntura de "los felices años 20". Al final, el "crack" del 29, en el exterior, rompió la balanza económica y, en el interior, volvieron a aflorar los viejos males de la política y de la economía española.

El censo malagueño en este periodo es bajo debido a la fuerte emigración. Se realizan obras públicas como la creación de ciudad jardín, del Pantano del Chorro y otros planes urbanos. En Málaga, al final de los años veinte, junto a la fragmentación de los viejos partidos monárquicos, parece haber un cierto reagrupamiento de los republicanos y un afianzamiento de la izquierda obrera. En cuanto a la cultura, en una posición de falta de libertades y bajo nivel cultural, surge curiosamente en Málaga un movimiento de gran altura intelectual, que tendrá una decisiva influencia en toda la creación posterior.

MÁLAGA ENTRE LA DICTADURA Y LA REPÚBLICA (1.930-1.931)

El breve periodo que va desde comienzos del año 1.930 hasta el 14 de Abril de 1.931 se caracteriza por una serie de acontecimientos que van a desembocar en la caída de la monarquía. En Málaga, los grupos republicanos viven una etapa de confluencia, reorganización e intensa actividad en contacto con los socialistas. Por otro lado, la CNT (sindicato anarquista que contaba con gran implantación en la provincia) y el PCE se movilizan a través de las luchas sociales, surgidas de las pésimas condiciones que sufría la clase obrera y jornalera de aquella época y se pusieron de manifiesto en numerosas huelgas.

El camino hacia las elecciones de Abril no iba a ser fácil ya que las familias monárquicas malagueñas mostraban fuertes divergencias, que iban a dificultar la formación de candidaturas conjuntas.

Blas Infante y Málaga

Blas Infante fue un malagueño de Casares con vocación de andaluz, capaz de superar el estrecho espíritu "provinciano" a favor de la asunción de una plena "conciencia andaluza". Pero su relación con Málaga es una constante a lo largo de su vida.

En Enero de 1.918 Ronda vuelve a ser escenario fundamental en el proceso histórico del andalucismo por reunir allí la primera Asamblea Regionalista andaluza. Ante el fracaso electoral de los andalucistas en Noviembre de 1.933 comienza un "exilio interior" de Blas Infante, que no finalizará hasta el triunfo del Frente Popular en Febrero de 1.936

LA II REPÚBLICA EN MÁLAGA

EL BIENIO REPUBLICANO-SOCIALISTA (1.931-1.933)

Los acontecimientos de 1.930 y de comienzos de 1.931 permitían vaticinar el éxito republicano en las elecciones municipales de 12 de Abril.

Así será y llevará aparejada la proclamación de la República. Se inicia entonces tanto para Málaga como para España, una compleja etapa histórica, plagada de tensiones y vaivenes políticos, en el marco de una crisis económica y social que desembocará, finalmente, en la guerra civil.

EL BIENIO RADICAL-CEDISTA Y EL FRENTE POPULAR (1.934-1.936)

Las elecciones de noviembre de 1.933, con el triunfo de las derechas, abren el llamado bienio radical-cedista, que significó un giro conservador en la política española. De una República de pequeños burgueses reformistas se pasaba a otra conjunción de burgueses y oligarquía, temerosos de los avances sociales y políticos del periodo anterior, a los que las del Frente Popular, de febrero de 1.936, invertirán la tendencia, configurando una república de izquierdas más radicalizada, en la que se acelera el proceso de transformaciones.

El estallido de la Guerra Civil concluirá con la segunda experiencia republicana en España. La coyuntura económica estuvo caracterizada por la depresión y la conflictividad social.

LA GUERRA CIVIL Y LA REPRESIÓN EN MÁLAGA. (1.936-1.939)

En Málaga, tras el triunfo del Frente Popular, derechas e izquierdas se enfrentan en la calle. Cenetistas y Falangistas son, quizás, los grupos más activos en esta espiral de violencia que preludia la Guerra Civil.

Después, guerra y represión serán las variables explicativas de este dramático tramo de historia malagueña. La ofensiva sobre Málaga estuvo dirigida por el general Queipo de Llano, bajo el mando directo del duque de Sevilla.

MÁLAGA, DE LA AUTARQUÍA AL COMIENZO DEL DESARROLLO . (1940-1960)

Tras la guerra civil, una sociedad empobrecida, hambrienta y rota. Comienza el penoso camino de la recuperación, en un país arrasado por la contienda. Se incrustará una política de autarquía económica que, llegada a un punto insostenible, debe abandonarse, dando paso a la liberación.

Todo ello bajo un régimen político autoritario y paternalista -ciertamente dictatorial-, con un partido único, poderes fácticos, estraperlo y especulación; sin libertades de ningún tipo. En este contexto emprende Málaga su difícil recuperación.

El tifus entró en Málaga en el periodo 1.941-43 y no afectó por igual a toda la población malagueña, en cuanto a sexos, atacó más a los hombres; con respecto a la edad, a los comprendidos entre 30 y 59 años.

A partir de los cincuenta se va afirmando la configuración de una economía dual en el ámbito malagueño: un sector moderno y progresivo, el turismo, y otro tradicional y regresivo, la agricultura y el mundo campesino. En estos años se produce un crecimiento desordenado de la ciudad. Se produce una expansión urbana, basada en una política urbanística de tolerancia. 

MÁLAGA, ENTRE EL "DESARROLLISMO" Y LA CRISIS. EL FIN DEL FRANQUISMO (1960-1975)

Población y economía

En este periodo el país vive su etapa desarrollista, en la que paradójicamente se da un crecimiento sin desarrollo; se quiebra, en 1.972-73, con la irrupción de la llamada "crisis del petróleo", y culmina todo el proceso con la muerte de Franco en 1.975, que abre la "transición democrática".

En Málaga, esta fase de su historia viene marcada por la presencia de dos aspectos primordiales. De un lado, la recesión económica de los sesenta, tras el crecimiento experimentado en la década anterior; de otro, la consolidación de la "dualidad demográfica malagueña", por el contraste entre el proceso de vaciamiento poblacional del interior y el intenso poblamiento del litoral de la Costa del Sol.

El impulso del turismo provocará el fuerte crecimiento demográfico de la Costa del Sol. Se pone en marcha una política económica que busca atraer, además de turistas, capitales extranjeros.

Sociedad y política

Entre la expansión de los sesenta y la crisis de comienzos de los setenta van a irrumpir cambios decisivos en la realidad malagueña. Por una parte, la capital crece a un ritmo vertiginoso y de manera desordenada; por otra, se reanuda la actividad política y sindical de oposición al régimen, tras un largo tiempo de silencio. También se produce una recuperación cultural, de amplio calado social, ejemplificada en la fundación del Ateneo y en la creación de la Universidad.

Con este bagaje emprende Málaga su nueva etapa histórica en la democracia.